sábado, 8 de marzo de 2014

Mujeres de pie en su día

El 8 de marzo se conmemora el día internacional de la mujer. La primera celebración se realizó en Estados Unidos en 1909, luego de una declaración del Partido Socialista de ese país. En 1910, Clara Zetkin propuso que el 8 de marzo se celebre el Día Internacional de la Mujer Trabajadora en el marco de la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas. Además de reiterar el pedido de sufragio universal de las mujeres.
No obstante, el incendio en la fábrica de  camisas Triangle de Nueva York en 1911 fue el hecho que trascendió y repercutió en las celebraciones posteriores. Más de 140 jóvenes perdieron su vida y esto puso en evidencia las condiciones deplorables de trabajo.
En 1975, la Organización de las Naciones Unidas comenzó a celebrar este día. Pero no fue hasta 1977 que la Asamblea General de la ONU declaró el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer y la Paz Internacional.
Diversas organizaciones como el Club Leo realizaron flores, tarjetas o afiches conmemorativos por internet. El fin es honrar a las mujeres en su día y recordarles que son ejemplo de lucha y perseverancia. 




Sin embargo, todas estas celebraciones no son suficientes para acabar con la violencia contra la mujer. En Argentina, cada 30 minutos se comete un femicidio según el informe de la Casa del Encuentro. En el 2013, se registraron 295 asesinatos de mujeres víctimas de la violencia de género. En 46 casos existían denuncias previas o medidas cautelares hacia el agresor.

La mayoría de las víctimas tenían entre 19 y 50 años; y los hechos ocurrieron en la casa de la mujer o la vivienda que compartía con el asesino.
Por otra parte, el informe revela que 400 chicos quedaron sin madre. Es decir, que detrás de cada cifra hay historias que terminan con familias destruidas.
Esto demuestra que no basta con celebrar un día. Se necesitan políticas públicas y burocráticas más rápidas y accesibles. Por ejemplo, una mujer no debe volver a su hogar luego de realizar una denuncia contra su marido. Deben existir lugares aptos y trámites seguros para estas mujeres. No basta con un minuto de silencio en los partidos de fútbol. 


En este camino se encuentra la Casa del Encuentro. El 6 de marzo de 2014 presentaron un proyecto denominado "privación de la patria potestad del padre condenado por homicidio agravado de los hijos en común con la víctima." Su objetivo es la supresión inmediata de la patria potestad en casos de hombres condenados por femicidio, así como la suspensión de ésta mientras dure la investigación.

Las luchas ganadas hasta hoy connotan que nosotras tenemos la fuerza suficiente para hacernos y hacer respetar nuestros derechos.
A continuación un gráfico que muestra las causas por muertes de las mujeres asesinadas.


Si de lucha hablamos, no puedo dejar de mencionar a la Comisión de Mujeres de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales. Este grupo de chicas ha atendido diversos casos de violencia de género. No solo en la facultad sino también fuera de ella. Un caso que resonó en todo el país fue la exoneración del profesor Patricio Orlando por abuso de poder y discriminación. La denuncia fue realizada por la Comisión de Mujeres y el Centro de Estudiantes en el 2010. Sin embargo no se pudo avanzar con el proceso porque el profesor presentó licencia psiquiátrica. En diciembre de 2012, el Consejo Directivo de la FADECS aprobó el sumario que aconsejaba la separación del cargo. Esto presentó un precedente para todas las universidades del país porque fue la primera vez que se hizo.






 Video sobre la sesión en la el Consejo Superior de la FADECS exoneró a Patricio Orlando por unanimidad.


"La mujer es la compañera del hombre, dotada de las mismas capacidades mentales. Ella tiene derecho a participar en los más mínimos detalles de las actividades del hombre, y tiene el mismo derecho que él a la libertad."
Gandhi

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada